La cereza del pastel la pone: CALIDAD

"Para saber que el curso ya está listo, es necesario salir del rol de control de calidad y tomar una perspectiva de usuario"

Anteriormente, hemos conocido un poco más sobre el área de Diseño Instruccional y el de Programación; sin embargo, ahora es importante referirnos al área de Calidad.

Esta área se enfoca en el producto final, es decir, en el producto que será entregado al cliente. Por ello, se podría afirmar que es la cara hacia el cliente. En consecuencia, juega un rol esencial al determinar el éxito o el fracaso de una empresa. En otros términos, la importancia del área de Calidad radica en que se verifique que cada una de las etapas de producción cumpla con los estándares establecidos y los requerimientos específicos de cada cliente.

Por lo mencionado anteriormente, en Captura, el área de Calidad está conformada por profesionales de distintas áreas que muestran un factor en común: son personas sumamente meticulosas al momento de realizar su tarea. Necesitan prestar atención a detalles mínimos de la imagen, el texto y la interacción. Sin embargo, lo más enriquecedor es que no solo son detallistas, sino que también saben que cada sección del material es parte de un todo. Es decir, deben asegurar que cada parte se articule de tal forma que cuente una historia atractiva, comprensible y genere un aprendizaje activo en el usuario. Para ello, se encarga de comprender al cliente: conocer sus gustos, objetivos y particularidades.

Respecto de la organización o el flujo de trabajo, en Captura E-learning, cada área implicada en la elaboración de un material e-learning cuenta con un área de Calidad propia. Entonces, al culminar cada etapa, el trabajo pasa por su respectiva evaluación de calidad. Esta evaluación se desarrolla en tres filtros iniciales: el primer filtro es la calidad del guion instruccional, el segundo se refiere al diseño de los vectores, las animaciones y la selección de imágenes. Luego de ello, pasaría por la evaluación de calidad de programación, el tercer filtro.

Sin embargo, cuando se tiene el producto ya guionizado, graficado y programado, pasa por un control de calidad adicional: el control íntegro. En esta última etapa, se verifica el material en su totalidad. Para ello, se hace énfasis en que la redacción sea concisa, las imágenes guarden estrecha relación con el texto y las interacciones propuestas sean las adecuadas para la información que se desea presentar.

Para saber que el curso ya está listo, nuestros profesionales toman una perspectiva de usuario y se cuestionan:

  • ¿Me aburrí durante el curso?
  • ¿Entendí la información brindada?
  • ¿Las interacciones propuestas me facilitaron la comprensión de la data?
  • ¿Identifiqué la relación que tenía cada imagen con la idea central del texto?

A partir de las respuestas obtenidas, pueden identificar si aún hay puntos de mejora en el curso o si ya está listo para ser entregado.

Al ser cursos virtuales y no tener al docente en vivo, es necesario que, desde el área de Calidad, nos aseguremos de los siguientes aspectos:

Asegurar que las interacciones permitan que —valga la redundancia —, el usuario interactúe con la información. Es decir, que asuma un rol activo en su propio aprendizaje para asegurar la comprensión del material. Esto se debe a que se puede caer en el error de presentar solo bloques de información estática en los que el usuario solo tenga que bajar la barra espaciadora.

Asegurar que las imágenes estén bastante ligadas a la idea principal del texto, ya que estas la refuerzan y permiten un entendimiento más profundo. Asimismo, es necesario cuidar que, en caso las gráficas tengan texto, este sea completamente visible para el estudiante, ya que el material deberá poder ser visto desde cualquier recurso tecnológico. Este último punto se refiere a que es necesario garantizar que toda la información e imágenes presentadas se adecúen a distintos aparatos tecnológicos, pues no es lo mismo ver el curso en un ordenador que verlo desde un celular.

Contar con un proceso de calidad en la producción de cursos e-learning asegura que cada curso pase por una revisión rigurosa y sea personalizado a los requerimientos y los objetivos de cada cliente. Asimismo, asegura que el material pueda ser comprendido por el estudiante y permita un aprendizaje activo. A la par, asegura que el curso tenga un storytelling que enganche al estudiante.

No obstante, también es importante mencionar que tiene algunas desventajas, ya que puede significar más tiempo y más recursos invertidos en cada curso o en cada material, debido a que algunas veces se replantean secciones del curso para asegurar los estándares.

Para finalizar, se puede concluir que el área de Calidad es un proceso fundamental en cualquier empresa, ya que asegura que el curso cumpla con los estándares de la misma empresa y del propio cliente. Asimismo, implica el trabajo en conjunto de diferentes profesionales sumamente meticulosos, comprometidos con su labor y que saben que un curso no solamente implica la presentación de información, sino que se trata de enlazar todas las secciones del material para que formen un conjunto que permita la comprensión íntegra de la información.

 

¿Necesitas información?